Foto: Página12

Hace más de un mes, llegaron al Puerto de Paraguaná de Brasil, unas embarcaciones provenientes de la República Islámica de Irán, cuyo objetivo era cargar y trasladar las toneladas de maíz, soja y carne que ese país le compra al Brasil.

Sin embargo, el regreso de los buques a puertos iraníes, parece retrasarse más de lo previsto. El motivo, las sanciones económicas de Estados Unidos sobre Irán, lo que ha motivado a que la petrolera estatal Petróleo Brasileiro S.A – Petrobras –  se niegue a vender el combustible que necesitan las embarcaciones para poder emprender el viaje de regreso hacia su país.

Desde hace algún tiempo, Brasil ha sostenido buenas relaciones comerciales con Irán, sin embargo, tras la llegada al poder del nuevo presidente Jair Bolsonaro, las cosas parecen estar cambiando, alineándose más hacia occidente y acoger las medidas promulgadas por Donald Trump, decidió incluir a Irán en un listado de países con ciertas limitaciones para comprar o vender en los mercados internacionales.

Si bien el gobierno brasileño, continúa con las relaciones comerciales con Teherán, la polémica ha sido suscitada a raíz de la negatividad de Petrobras de no vender el combustible que se necesita para que los buques iraníes puedan movilizarse.

Se estima que las embarcaciones ya llevan más de un mes  en los puertos de Paranaguá, y aunque sus tripulantes han intentado conseguir que alguna empresa les venda el combustible requerido, hasta este momento ha sido imposible, tanto así que el embajador de Irán en Brasilia, Seyed Ali Saghaeyan, lanzó serias advertencias al gobierno de Bolsonaro, amenazas que de llegar a concretarse representarán un duro golpe para las exportaciones brasileñas.

“Irán podría encontrar fácilmente nuevos proveedores de maíz, soja y carne, los brasileños deben resolver el problema no Irán, de no de ser, quizás las autoridades de Teherán tal vez quieran tomar una decisión, porque en un mercado libre hay otros países disponibles”, aseguró el mandatario.

Ante la negativa de vender combustible a las embarcaciones iraníes, el gobierno de la república islámica ha contemplado otras opciones como por ejemplo, enviar el combustible que requieren los buques hasta Brasil, pero generaría mayores costos y mayor tiempo.

Por ahora, los embajadores de ambos países planean reunirse en los próximos días para encontrar prontas soluciones a la tensa situación, y a una relaciones comerciales que mueven 2 mil millones de dólares cada año, esto tras las ventas de los productos agrícolas y pecuarios que Brasil vende a Irán.

Por ahora el embajador Saghaeyan, insiste en que “los países independientes y grandes como Brasil e Irán, deben trabajar juntos y sin la intromisión de cualquier tercera parte o país”.

La situación entre Brasil e Irán, demuestra una vez más, hasta dónde pueden llegar las políticas de Estados Unidos cuando lo que se quiere es encausar en su radar a una desobediente nación que dijo no ante los lineamientos del presidente Trump.

Ficha de búsqueda
Irán amenazó a Brasil por negarse a venderle combustible a sus buques
Nombre del artículo
Irán amenazó a Brasil por negarse a venderle combustible a sus buques
Descripción
A raíz de las sanciones comerciales impuestas por Washington, empresas de combustibles brasileñas se niegan a vender el líquido a embarcaciones iraníes, varadas en puertos de Brasil.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo