Escucha nuestras emisoras: 🔊 AUDIO EN VIVO |

Escucha nuestras emisoras: 🔊 BOGOTÁ 1430 AM | 🔊 TOLIMA 870 AM | 🔊 SOACHA | 🔊 NEIVA |

Los Lugares Santos

Desde los primeros tiempos personas de todas partes se dirigen hacia un rincón único de la tierra, la cuna del cristianismo, en peregrinación a los lugares vinculados a acontecimientos de la vida de Cristo.

Desde los primeros tiempos personas de todas partes se dirigen hacia un rincón único de la tierra, la cuna del cristianismo, en peregrinación a los lugares vinculados a acontecimientos de la vida de Cristo.

En el ocaso del segundo milenio San Pablo VI los visitó en 1964; San Juan Pablo II en el alba del tercer milenio; Benedicto XVI en 2009 y en 2014 Francisco, quien realizó un gesto que dio   la vuelta al mundo: la mano apoyada en el muro de Belén.

- Patrocinado -


La ruta del camino de la salvación “es muy importante para cada persona, para todas las personas del siglo XXI, del mismo modo que lo fueron para las del siglo I.” (San Juan Pablo II, 24/03/2000).

En Jordania, “una tierra santificada por la presencia de Jesús mismo, por la presencia de Moisés, Elías y Juan Bautista”, está El monte Sinaí, donde Dios reveló su nombre a Moisés y le encomendó las tablas de la ley; monte que junto con el de las Bienaventuranzas, “nos ofrecen el mapa de nuestra vida cristiana y una síntesis de nuestras responsabilidades ante Dios y ante nuestro prójimo.”

En Belén, pueblo palestino donde siempre es Navidad y “uno de los lugares más amados y significativos de la tierra”, se halla la gruta de la Natividad, El museo de la Natividad, inaugurado hace unos años y la Plaza del Pesebre que fue donde se cumplieron las palabras de Isaías que anunciaba la venida del Salvador al mundo.

Nazaret, donde Jesús fue concebido por María por obra del Espíritu Santo, es testigo de los años ocultos del crecimiento de Cristo en sabiduría, edad y gracia (cf. Lc 2, 52)

San Juan Pablo II vio con los ojos del alma en Jericó, “un lugar donde no sólo hay huellas del hombre, sino también de Dios mismo”, vio “a Jesús que se acerca a las aguas del río Jordán, para ser bautizado por Juan Bautista”; vio a Jesús de camino hacia la ciudad santa, donde murió y resucitó; vio a Jesús abriendo los ojos del ciego a su paso. “Hoy Jericó se ha convertido en un florido oasis en medio del desierto”.

En Betania, más allá del Jordán, Juan Bautista predicó, dio testimonio de Jesús y lo   bautizó y desde donde “se difundió el Evangelio, primero mediante la predicación y los milagros de Cristo, y luego, después de su resurrección y de la venida del Espíritu en Pentecostés, fue llevado hasta los confines de la tierra” (Benedicto XVI,9/05/2009).

El punto final del periplo los papas lo fijan en    Jerusalén, donde “Cristo murió y resucitó, para no morir nunca más. Aquí la historia de la humanidad cambió definitivamente” (Benedicto XVI ,15/05/2009). Aquí está El Cenáculo, “en el que tuvo lugar Pentecostés, la venida del Espíritu Santo”.

Jerusalén, “la ciudad de la paz de las tres religiones”, guarda como a la niña de sus ojos el Santo Sepulcro, en la basílica del Santo Sepulcro y el Gólgota, el lugar de la crucifixión. “Durante casi dos mil años la tumba vacía ha dado testimonio de la victoria de la Vida sobre la muerte.”  (San Juan Pablo II,24/03/2000)

¡Salam!

Si usted tiene algo qué decir o agregar a este artículo, escriba un correo electrónico a: radio@uniminuto.edu

Lo más leído

Noticias recientes