Foto de Static Iris

La Corporación Autónoma Regional de Bogotá y Cundinamarca -CAR-, quien regula la normatividad ambiental a nivel distrital y departamental, negó al Distrito la opción de retirar unas 100 hectáreas de la Reserva Ambiental Thomas Van Der Hammen para ejecutar la ampliación de tres vías de la ciudad: la Carrera Novena, la Avenida Boyacá y la vía Suba-Cota.

Según la autoridad ambiental argumentó su decisión en la falta de varios elementos que no fueron hallados en el informe que el pasado 19 de noviembre entregó la Administración Distrital entregó al Consejo Directivo de esta entidad, quien tiene la última palabra sobre este proceso, por lo que considera que los conceptos técnicos son “insuficientes e incompletos”.



Según el director de la CAR, Néstor Franco, entiende la importancia de la ampliación de estos corredores viales pero que esto solo puede ser logrado “cuando el Distrito logre consolidar y allegar los elementos técnicos que a lo largo del concepto anexo se explican por parte del equipo multidisciplinario de la entidad, y que sin duda garantizaría que la decisión de promover el desarrollo vial pretendido, vaya acompasado de las debidas condiciones que amparen ponderadamente la protección ambiental de la región y de la Reserva, propósitos que en ambos casos, son los que el suscrito ha promovido y defendido de tiempo atrás”, según manifestó el funcionario a los medios de comunicación.