Foto: Fundación Saldarriaga Concha

En 1986, el entonces primer ministro de Japón, Yasuhiro Nakasone, generó revuelo a nivel  mundial, al afirmar que el nivel intelectual de su país era superior al de la sociedad estadounidense, considerando el alto número de ciudadanos negros, puertorriqueños e hispanos que vivían en su territorio.

Lo que seguramente no imaginaba Nakasone, es que 33 años después su país experimentaría grandes cambios que al parecer, en estos momentos, sería causado por los inmigrantes. Dada las políticas excluyentes de Japón, hacia las diferencias, sumado a ello su condición de isla, sus puertas parecen estar cerradas para recibir a extranjeros que quieran permanecer en las islas, hecho que en los últimos años le viene cobrando factura al gobierno, ya que el país está necesitando de inmigrantes.

Banquete del Millón 2019

El gobierno nipón ha reconsiderando la afirmación de Nakasone, si bien en los años 50, 60 y 70,  el país experimentó un auge económico, prefirió suplir la falta de trabajadores con invenciones tecnológicas, que si bien presentan algunas ventajas con relación a la mano de obra humana, parece no reemplazarla en su totalidad.

A ello se suma que, la población nipona ha venido experimentando un retroceso en su renovación. Según un estudio divulgado en 2018, concluyó que Japón es uno de los países con mayor población anciana del mundo, cerca de tres de cada 10 ciudadanos tienen más de 65 años, y una expectativa de vida promedio de 84,2 años, adicionalmente la población nipona parece ‘encogerse cada día más’.

Según cifras emitidas por el Ministerio de Asuntos Interiores, desde hace 10 años la población se ha estancado. En el último año la población decreció en más de 430 mil personas, en relación al índice de fertilidad, que según los expertos, indican que para mantener una población estable, que en promedio es de 2,1 hijos por mujer, en Japón llega a 1,4, es decir se sitúa por debajo de lo requerido.

Para las autoridades de salud, los hechos son graves, dado todo se traduce en una carga económica para el sistema, al tener que lidiar con una población cada vez más envejecida y enferma, a lo que se suma la falta de fuerza laboral  en el país, según Reuters, en un sondeo hecho en Japón sobre desempleo y trabajos disponibles. El informe aseguró que hay 1,63 empleos disponibles por cada persona que busca un trabajo, lo que se sitúa en el índice más alto desde comienzos desde 1974.

Recientemente, el país ha venido flexibilizando la hermética política en contra de los extranjeros, como por ejemplo, ha acogido un gran número de estudiantes de otras naciones, quienes incluso pueden tomar en arriendo una vivienda, algo impensable hace algunos años. Para algunos expertos en el tema, la flexibilización de las políticas niponas hacia los migrantes, dista mucho de convertirse en una sociedad pluricultural como sucede en metrópolis como New York o Londres, teniendo en cuenta que se llevará un poco de tiempo para la renovación de una sociedad que parecía decir ‘robots sí, migrantes no’.

Ficha de búsqueda
Sociedad japonesa, entre máquinas o migrantes
Nombre del artículo
Sociedad japonesa, entre máquinas o migrantes
Descripción
Japón, ha sido por muchos años una de las sociedades más protectoras y excluyente de migrantes en su territorio, no obstante parece necesitar de ellos más de lo que se pensaba.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo