Foto: un.org

En el documento de 18 páginas se expone que la situación de los derechos humanos en zonas como el Catatumbo, el Chocó y Tumaco es preocupante, debido a las discordias que existen entre diferentes grupos armados al margen de la ley por el control de la rutas del narcotráfico, y cuyas pugnas han generado asesinatos a líderes sociales, secuestros y desplazamientos.

“Como se ha expresado en informes anteriores, uno de los retos principales de la implementación es una mayor presencia del Estado y una respuesta urgente al clamor de las comunidades por seguridad, educación, salud, tierra, infraestructura y alternativas viables a las economías ilegales”, se lee en el documento.

Guterres recalcó la importancia de instancias como la JEP y la Comisión de la Verdad, la cual entró en operación el 29 de noviembre, y en el apoyo que el Gobierno Nacional debe brindar para la recuperación de estos territorios. Por otro lado, también mencionó que una de las prioridades del Estado colombiano debería ser la de continuar con los diálogos de paz con el ELN.