En las últimas horas se conoció una carta abierta enviada al presidente Iván Duque y firmada por académicos de Colombia y el mundo, en la que exigen al mandatario movilizar el aparato estatal para la protección de los líderes sociales.

En la misiva advierten su preocupación por los hechos de los últimos meses y se declaran “indignados” por la falta de reconocimiento de esta situación por parte del gobierno y reclaman acciones de fondo que eviten “este continuo y sistemático derramamiento de sangre.

El llamado de atención no es exclusivo para el jefe de Estado, también para los medios de comunicación, a quienes señalan de ser incitadores de “una escalada de odio y violencia que rompe la poca paz alcanzada”.

Los académicos sustentan sus ideas partir de investigaciones que los mismos han hecho. Por ejemplo, infieren en que la causa de amenazas y asesinatos “se relaciona con intereses de varios sectores en los territorios en que se proyectan actividades extractivas a gran escala”.

También arguyen que expresiones como “acabar con cualquiera que se interponga al desarrollo en el país”, ubica a la gente como objetivo militar, “porque son muchos de ellos representados por sus líderes y lideresas quienes se oponen a los proyectos extractivos, buscando evitar impactos negativos en ecosistemas y poblaciones”.

Al final señalan la responsabilidad de los hechos a la falta de acción del gobierno Duque y la magnitud del problema, al tiempo que solicitan con urgencia que se estructuren comisiones de investigación imparciales que den cuenta del fondo del problema y así dar justicia a las víctimas y justiciar a victimarios.

La carta también fue remitida al papa Francisco, Human Rights Watch y Amnistía Internacional.

Dentro de los firmantes se encuentran profesores de prestigiosas universidades e instituciones del país y el mundo, entre ellos el docente e investigador Carlos Eduardo Martínez, director de la maestría en Paz y Desarrollo de UNIMINUTO.