Foto: eltiempo.com

Controversia ha levantado la iniciativa del activista Herbin Hoyos sobre la formulación de un Referendo para derogar la Justicia Especial para la Paz (JEP), pero más ampolla ha generado sus afirmaciones que destilan cuestionamientos de grueso calibre contra la misma.

Por ejemplo a este medio comunicación aseguró en una entrevista que “esta justicia (JEP) está en manos de los narcotraficantes y que las Altas Cortes están a la orden de los bandidos y no de las víctimas”. Ver artículo aquí.



Afirmaciones que, de momento, no tienen ningún sustento probatorio y se traducen en ruido y distorsión de un mensaje de oposición que le quita altura a los cuestionamientos que, a bien, pueden existir en un tema tan serio y trascendental como el de la consolidación o no del acuerdo de terminación del conflicto con la extinta FARC.

Y al paso han salido las voces del partido Centro Democrático que quieren, aparentemente, tomar distancia de las aseveraciones del comunicador, y por eso en un escueto comunicado la dirigencia del partido aseguró que “aún no ha asumido postura definitiva sobre el tema”.

Según la misma misiva, el expresidente y senador Álvaro Uribe, está analizando algunos puntos que “eventualmente podrían ser apoyados por el partido”.

La afirmación de dicha colectividad contrasta con lo que días atrás mencionó el sacerdote Francisco de Roux (Ver artículo aquí), quien aseguró en los micrófonos de esta emisora que tras varios meses del gobierno Duque, “tiene la impresión de que la paz pasa bajo perfil”, por eso invitó a que “la paz se asuma como un tema de sociedad que no se puede quedar en manos de los políticos”.