Foto. Alcaldía de Bogotá

Autoridades en Bogotá intensificaron operativos de control y vigilancia, logrando desmantelar una fábrica clandestina dedicada a la producción y distribución de alcohol adulterado, que pretendía ser comercializado en diferentes establecimientos, bares y discotecas de la ciudad.

En la vivienda donde operaba la fábrica, en la localidad de Antonio Nariño se incautó maquinaria que hacía parte del sistema de producción ilícita del licor. Adicionalmente, fueron decomisadas máquinas de calor para poner las etiquetas, marquillas y sellos en las botellas.

En total fueron incautadas 192 botellas de licor adulterado: 97 botellas de whisky de diferentes marcas; 36 botellas plásticas y 11 de vidrio con un líquido similar al aguardiente, y 48 botellas con líquido amarillento similar al ron.

Según la investigación de las autoridades, estos productos eran distribuidos en las zonas de rumba del Restrepo y en otras localidades del sur y centro de la ciudad. En la vivienda también fueron encontradas dos personas, vinculadas a la investigación por el delito de corrupción de alimentos.

Para evitar ser víctima de este tipo de negocio y terminar ingiriendo bebidas que además de generar graves daños en la salud, podrían incluso ocasionar la muerte, la Policía emitió las siguientes recomendaciones:

• Si va a consumir licor, hágalo con moderación y en lugares de su entera confianza.

• Desconfíe de licores con precios más bajos de los que regularmente se encuentran en el mercado.

• Si decide comprar licor, hágalo en sitios legales y verifique que el líquido no contenga partículas en suspensión, así como el buen estado de estampillas, tapas, envolturas y etiquetas.