Los mercados mundiales están en números rojos este año, las monedas se han devaluado considerablemente en países como Rusia, Brasil, Argentina, China y Venezuela. Fotografía: Apocalipsis y actualidad.

El mayor caso de quiebra financiera bancaria  de los Estados Unidos,en el 2008, desató la crisis financiera mundial que aún hoy se vive, como consecuencia de una apuesta especulativa al exponer los mercados financieros a activos tóxicos e hipotecas subprime, negocios de los créditos inmobiliarios que fueron las fichas a jugar por inescrupulosos grupos financieros.

Esta crisis significó el final de una era de expansión económica, al caer la banca norteamericana, arrastró consigo a otros países por la globalización de la economía, generando pobreza extrema y quiebra. Grecia, Italia, España, Finlandia, Irlanda entre otros. En Latinoamérica economías como la mexicana, busca hoy dar soluciones a su presupuesto y por ello entre otras medidas se propone reformar el sistema de pensiones aumentando la edad de retiro de 65 años a 68 años.

Le puede interesar: Violencia de género causa repudio en Colombia

Los mercados mundiales están en números rojos este año, las monedas se han devaluado considerablemente en países como Rusia, Brasil, Argentina, China y Venezuela. El petróleo ha caído y los bancos no tienen las reservas necesarias con las que se podría compensar las pérdidas, aunque desde el 2014 se creará una supervisión bancaria en Europa, los propios bancos tienen que tener más reservas con las que se compensarán las pérdidas.

La realidad es que, se ha aumentado la deuda de hogares, empresas y gobiernos en todo el mundo por la Laxa política monetaria. Desde la crisis financiera del 2008 la deuda ha subido un 74%, generando un temor de 247 billones de dólares, “Hay una relación entre el recalentamiento del mercado crediticio y una posterior recesión económica”, advierte Itay Goldstein, profesor de finanzas en la Universidad de Pensilvania.

Axel Weber, ex presidente del Bundesbank y hoy jefe del banco suizo UBS, cree que el sector financiero no está aún en orden comentando que, “Nos encontramos todavía en la disolución de la crisis, solo cuando los activos financieros negativos se inscriban como activos en los balances y se definan las pérdidas, la crisis se dará por acabada”

La quiebra de Lehman Brothers (compañía inversora), arrastró al resto del mundo financiero al abismo, Sin embargo el presidente Donald Trump quiere aflojar las restricciones para las entidades financieras y los bancos están pidiendo menos regulación, la cuestión es que según Martín Zielke, presidente del Commerzbank, los bancos no deberían realizar esta petición, sino coordinar las diversas normas para salvar el sistema.

Deja tu comentario