Juan Pablo II partió a la eternidad el 2 de abril de 2005, siendo sus últimas actividades pontificales los ejercicios espirituales, realizados semanas antes con personal de la Curia romana. Esta imagen no es propiedad de UNIMINUTO Radio.

La mayoría de los últimos papas ha ejercido su pontificado hasta más de cumplidos los 80 años de edad, Benedicto XVI dejó el papado a los 86 años de edad, Juan Pablo II hasta su muerte, a los 85; Pablo VI y Pio XII a los 81; Pio X estaba cercano a los 80 cuando falleció; y Pio XI y Juan XXIII a los 82 años. El pasado 17 de diciembre Francisco cumplió esa edad. 

El 10 de febrero 2013, cuando el cardenal Ratzinger en un Consistorio, anunció su retiro del ministerio petrino desde el 28 del mismo mes y año a las 20.00 horas, lo hizo movido “por la edad avanzada”; por lo que queda descartada cualquier otra circunstancia que después se han aducido. 

Benedicto XVI de 91 años de edad, como Pablo VI atendieron personalmente los asuntos oficiales del Vaticano, hasta el día de la renuncia o del fallecimiento, respectivamente; contrariamente a lo que haya sucedido a otros jerarcas de la iglesia.  

La última audiencia de Pablo VI fue el 2 de agosto de 1978 desde Castelgandolfo, 4 días antes de su muerte. El último Ángelus fue el 30 de julio de 1978, fiesta de la Transfiguración del Señor; el papa se encontraba en vacaciones. 

Coincidencialmente en esa misma celebración, la Transfiguración del Señor, segundo domingo de Cuaresma, el teólogo Ratzinger experimentó dicho evangelio como dirigido a él: “El Señor me llama a «subir al monte», a dedicarme aún más a la oración y a la meditación. Pero esto no significa abandonar a la Iglesia”. Ya había anunciado su renuncia. 

Su última homilía como el máximo Pastor de la Iglesia, la dirigió en forma personal el Miércoles de Ceniza, el13 de febrero de 2013, y su postrer Carta EncíclicaCaritas in veritatees del 29 de junio 2009. 

Juan Pablo II partió a la eternidad el 2 de abril de 2005, siendo sus últimas actividades pontificales los ejercicios espirituales, realizados semanas antes con personal de la Curia romana. El 20 de febrero de 2005 fue su último Ángelus, antes de ser internado en el Hospital policlínico Gemelli. Los siguientes ángelus fueron leídos, en nombre del Papa, por monseñor Leonardo Sandri en la plaza de San Pedro.  

La última Audiencia celebrada personalmente por JP II fue el miércoles 23 de febrero de 2005; la última de su ministerio papal fue el miércoles 30 de marzo de 2005, en las tres oficiales de la Secretaría de Estado leyeron saludos en italiano, alemán y polaco. El 2 de abril de 2005 fue su postrer día. Por su parte, Juan XXIII se había hecho a un lado de la agenda vaticana, meses antes de su muerte. El último Ángelus de “el papa bueno”, lo llevó a cabo personalmente el día de Navidad de 1962, casi seis meses antes de su deceso.