Esta imagen no es propiedad de UNIMINUTO Radio.

La doctrina sobre la ordenación sacerdotal, circunspecta sólo a los hombres, ha sido conservada por la Tradición constante y universal de la Iglesia, y enseñada  por el Magisterio en varios documentos.

Aunque el tema está definido desde Juan Pablo II, resurgió por casualidad hace sólo tres años en una reunión del papa Francisco con la Unión Internacional de Superiores Generales (UISG), celebrada el 12 de mayo de 2016.

En la segunda pregunta formulada al papa referida al papel de las mujeres consagradas en la Iglesia, se  propuso: “¿Por qué no constituir una comisión oficial que estudie la cuestión?”.

Inmediatamente el Obispo de Roma dio su consentimiento y aprobación. “Por lo tanto, sobre el diaconado, sí, acepto y me parece útil una comisión que aclare bien esto, sobre todo respecto a los primeros tiempos de la Iglesia”.

En contexto

A finales de ese año el cardenal Jorge Mario Bergoglio, el jesuita argentino,  conformó una comisión de 12 personas, paritaria en género y procedentes de ocho países que ya terminó su labor.

“Todos eran diferentes, todos “sapos de diferentes pozos”, todos pensaban de manera diferente, pero trabajaron juntos y estuvieron de acuerdo en cierta medida. No tengo miedo de estudiar. Sin embargo, hasta este momento no se va”. (Conferencia de prensa en vuelo papal del 7 de mayo de 2019).

El Vicario de Cristo lo que recuerda, transmitido por un eminente teólogo, es que no queda claro si al principio hubo diaconas.

“ Sí, ayudaron, por ejemplo, en la liturgia, a los bautismos: como los bautismos fueron por inmersión, cuando una mujer fue bautizada, las diaconisas ayudaron; también para la unción del cuerpo de una mujer”. Posteriormente eran empleadas en casos de violencia intrafamiliar, “ las diaconisas eran llamadas por el obispo cuando había una disputa matrimonial, en busca de moretones”. Estas son las cosas que recuerdo, señaló el papa Francisco.

El diaconado de la mujer como una puerta al sacerdocio o éste en sí mismo, es estimado por la iglesia como un “gravísimo delito”; castigado con la excomunión mayor a quien confiere el orden sagrado y a quien lo recibe; si de otra parte es cristiano sujeto al Código de Cánones de las Iglesias Orientales, pues en la Iglesia Anglicana sí esta previsto el sacerdocio femenino.

Las  razones que se han expuesto para no admitir dicho sacerdocio femenino, están contenidas en los siguientes documentos pontificios:

En la Carta apostólica ordinatio sacerdotalis de Juan Pablo II se enseña que  “La ordenación sacerdotal, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia Católica exclusivamente a los hombres”. Con esta posición la iglesia en 1994  “trató de cerrar esa puerta definitivamente”.

En la Carta Apostólica Mulieris dignitatem de 15 de agosto de 1998: “Cristo, llamando como apóstoles suyos sólo a hombres, lo hizo de un modo totalmente libre y soberano”.

“Sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica, la última palabra clara fue pronunciada por san Juan Pablo II, y esta permanece. Permanece”, dijo Francisco en su viaje de regreso de Suecia el 1º de noviembre de 2016, y que reiteró en mayo de 2019.

Ficha de búsqueda
En qué quedó el debate sobre mujeres sacerdotes
Nombre del artículo
En qué quedó el debate sobre mujeres sacerdotes
Descripción
Aunque el tema está definido desde Juan Pablo II, resurgió por casualidad hace sólo tres años en una reunión del papa Francisco con la Unión Internacional de Superiores Generales (UISG), celebrada el 12 de mayo de 2016.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo