Créditos: Advertising Agency: CLM-BBDO, USA Creative Directors: Gilles Fichteberg, Jean-François Sacco Account management: Nicolas Fabre Art Director: Lucie Valloton Copywriter: Julien Perrard Art buying: Sylvie Etchemaïté, Isabelle Darmendrail Photographer: Deirdre O'Callaghan

La falta de cultura de donación de órganos, los insuficientes recursos económicos de los sistemas de salud, la noción equivocada de la donación y mitos a su alrededor, son las principales circunstancias que rodean ese tema que la Iglesia ha abordado hace un tiempo.

Esa práctica médica en la que están involucrados donante, receptor, familias y la  sociedad en general, salva muchas vidas y transmite esperanza a otros; la Iglesia la ha condicionado a unos requisitos:

La gratuidad, que la decisión sobre la asignación “debe tomarse sobre la base de factores inmunológicos y clínicos, y que sea pos mortem. En el caso del riñón, también es posible la donación en vida.

La gratuidad, hace referencia a “La decisión de ofrecer, sin ninguna recompensa, una parte del propio cuerpo para la salud y el bienestar de otra persona” (Juan Pablo II, Discurso  20 de junio de 1991).

“La donación de órganos es una forma peculiar de testimonio de la caridad que compromete a hacer de la propia vida un don para los demás… y han recuperado la alegría de vivir” ( Discurso Benedicto XVI, 7 de noviembre de 2008).

El procedimiento de asignación de órganos vitales está sujeto a listas de espera o de prioridades, sobre el cual la sede del Vaticano afirma que “Desde el punto de vista moral, un principio de justicia obvio exige que los criterios de asignación de los órganos donados de ninguna manera sean “discriminatorios” (es decir, basados en la edad, el sexo, la raza, la religión, la condición social, etc.) o “utilitaristas” (es decir, basados en la capacidad laboral, la utilidad social, etc.)”.

Ley de órganos convierte a los colombianos en donantes potenciales

En cuanto al momento, los órganos donados “sólo pueden ser extraídos después de la muerte”.

Los pontífices de Roma, igualmente, han descrito las situaciones en que no se puede donar órganos:

Cuando se pone en serio peligro la propia salud y la propia identidad; cuando se presenta compraventa de órganos; en los eventos de abusos en los trasplantes y  tráfico que afectan a personas inocentes, como los niños. Estos actos “deben ser condenados con decisión como abominables.” ( Discurso Benedicto XVI,  7 de noviembre de 2008).

Para solucionar el problema de falta de donantes o de órganos, la Iglesia ha expuesto varias propuestas:

“La formación y la difusión de una cultura de la solidaridad, hasta que la ciencia descubra nuevas formas posibles y más avanzadas de terapia”, sensibilizando cada vez más a las conciencias, y “superar prejuicios y malentendidos, disipar desconfianzas y temores para sustituirlos con certezas y garantías” (B. XVI).

Estudiar “también la experimentación de nuevas terapias alternativas al trasplante de órganos, como las prometedoras invenciones recientes en el área de las prótesis”. (Francisco)

Acudir a los xenotrasplantes, ( trasplantes de órganos procedentes de otras especies animales). “La licitud de un xenotrasplante exige, por una parte, que el órgano trasplantado no menoscabe la integridad de la identidad psicológica o genética de la persona que lo recibe; y, por otra, que exista la comprobada posibilidad biológica de realizar con éxito ese trasplante, sin exponer al receptor a un riesgo excesivo”. (Pio XII, 14 de mayo de 1956).

Ficha de búsqueda
Vaticano promueve cultura de donación de órganos
Nombre del artículo
Vaticano promueve cultura de donación de órganos
Descripción
Esa práctica médica en la que están involucrados donante, receptor, familias y la sociedad en general, salva muchas vidas y transmite esperanza a otros; la Iglesia la ha condicionado a unos requisitos.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo