Foto: RED+ Noticias

Conectar el interior del país con las diferentes regiones ha sido uno de los retos para quienes han dirigido la nación. Que hable el caribe con la amazonía, o el pacífico con los llanos orientales, ha sido promesa de campaña cada cuatro años.

No cabe duda que ha habido esfuerzos de gobierno pero también la quebrada geografía nacional exige lo más elevado en la planeación e ingeniería civil nacional para resolver el problema de interconexión vial.

La vía al Llano ha representado un enorme desafío y la bitácora de las carreteras de Colombia así lo confirman.

El 28 de junio de 1974 es una de las fechas más recordadas por los pobladores de esa región. Unos días antes, se había presentado un enorme derrumbe que generó el taponamiento de la vía. Ante los hechos, el Gobierno Nacional desplegó maquinaria hasta el sitio para dar vía.

Mientras los operarios removían las enormes rocas y la tierra sobre la vía, se presentó una de las mayores tragedias: un derrumbe sepultó a más de 300 personas que aguardaban en sus vehículos, como también la maquinaria pesada que se había dispuesto para el despeje de la misma.

La concesión triple 4

En el año 1994 se suscribió el contrato de concesión número 444, entre el Instituto Nacional de Vías (INVIAS) y la Concesionaria Vial de los Andes (COVIANDES), con el objetivo de construir, operar y mantener esa importante vía.

El valor total de la inversión en su momento, fue de 79 mil 200 doscientos millones de pesos, y supuso no sólo la conectividad entre Bogotá y Villavicencio, sino que tras la obra la región se catapultaría como polo de desarrollo.

Y en efecto así ha pasado. Villavicencio y los municipios más al interior han tenido un crecimiento exponencial desde la construcción, el comercio, la industria, incluso, la explosión petrolera impulsó el desarrollo de esa zona del país.

Pero el lunes pasado (27 de mayo), la vía al llano se volvió a cerrar. Esta vez las continuas lluvias que se presentaron en la región, generaron deslizamientos y trancones de cada lado que superaban los 2 kilómetros, esto desencadenó una oleada de pérdidas.

En los últimos días los comerciantes manifiestan su inconformismo, aseguran que este corredor vial permanece más cerrado que abierto, y la verdad es que no se equivocan.

Nadie se explica cómo siendo una de las vías con los peajes más caros del país, permanezca en oscuridad pese a los miles de recursos e intervenciones que se han hecho.

Al inconformismo de los comerciantes, se suma el sector de los camioneros, quienes en algunas ocasiones han tenido que votar a la basura toneladas de alimentos que perecen mientras aguardan en la vía.

Los últimos cierres viales representaron para todos los sectores económicos pérdidas por 50 mil millones de pesos diarios y aunque COVIANDES se encuentra en la zona adelantando trabajos de readecuación, los últimos cierres han traído consigo el incremento de un 40% de los costos del sector transporte.

Una luz al final del túnel

Este miércoles se conoció la adición presupuestal que el Gobierno Nacional aprobó para desempantanar la vía. Desde ya se habla de 120 mil millones de pesos que se destinarán a la intervención del kilómetro 58, uno de los puntos críticos que tiene en jaque a este importante polo de desarrollo que jalona la economía nacional.

De acuerdo con las autoridades, los constantes derrumbes y deslizamientos, obedecen a una falla geológica que, junto con las lluvias, genera el taponamiento de la vía, pero con el nuevo presupuesto esto sería cuestión del pasado.

Desde el Ministerio de Transporte se aseguró que con los dineros aprobados se ejecutarán las obras necesarias para darle solución integral y definitiva a los continuos cierres viales en la zona. Entonces será necesaria la veeduría ciudadana local con el fin de fiscalizar si tales fines se cumplen.

¿Qué es lo producen en el llano?

La región de los Llanos Orientales se caracteriza por ser una de las mayor producción agrícola y pecuaria. Entre los principales productos que se comercializan entre el Meta y las principales capitales del país, se destaca la carne de res, y la producción de cerdo en canal, a esto se suma la producción de yuca y plátano que se comercializa en Bogotá.

Hasta este momento, no se conocen alzas en los precios de los alimentos, sin embargo, tanto agricultores como transportadores han anunciado que de continuar los cierres en la vía, no les quedará otro camino que subir los precios esto con el fin de reponerse ante las pérdidas económicas.

Ficha de búsqueda
Vía al Llano: parece que hay luz al final del túnel
Nombre del artículo
Vía al Llano: parece que hay luz al final del túnel
Descripción
Este importante corredor vial completa más de 24 años en obra y ha demandado grandes presupuestos que han sido desembolsados por los gobiernos de turno, sin embargo todo parece indicar que en esta vía hay varias piedras sueltas que han imposibilitado su finalización.
Autor
UNIMINUTO Radio
UNIMINUTO Radio
Publisher Logo